Vivir Deprisa, Amar Despacio

‘Vivir Deprisa, Amar Despacio’ es un drama con tintes cómicos que no dejará indiferente ni al espectador más sensible ni al que busque una experiencia vital más allá del propio cine.

Título original: Plaire, aimer et courir vite
Dirección: Christophe Honoré
Guion: Christophe Honoré
Fotografía: Rémy Chevrin
Reparto: Vincent Lacoste, Pierre Deladonchamps, Denis Podalydès, Rio Vega, Willemijn Kressenhof, Adèle Wismes, …
Fecha de estreno: 10/05/2019
País: Francia. Duración: 132′. Género: Drama.
Distribución: Surtsey Films. Cines: 10. Tráiler

Sinopsis: explica la relación que tienen Jacques, escritor parisino, y Arthur, estudiante de la Bretaña francesa.

Diez años después de la fascinante La belle Personne, Christophe Honoré estrena este drama con tintes cómicos que no dejará indiferente ni al espectador más sensible ni al que busque una experiencia vital más allá del propio cine.

La película que nos ocupa no es perfecta, pues dista de ser un conjunto regular y de llegar a la calidad cinematográfica del título mencionado protagonizado por Léa Seydoux y de otros trabajos anteriores del director francés. Y es que su inicio es abrupto, peca de cierta precipitación a la hora de presentar a los personajes protagonistas y la relación entre ellos. Asimismo, yerra en incluir tópicos más que manidos en el género dramático francés de los últimos años y convencionalismos narrativos que no invitan al espectador a continuar el visionado del film.

Afortunadamente, un servidor sí continuó viendo la película y pudo comprobar, no sin congratulación que, a pesar de que el convencionalismo formal caracterice casi la totalidad del conjunto, la cinta de Honoré tiene cabida para lo lírico (véase la escena poética de la bañera donde uno de los personajes imagina a otro acompañándolo) y lo emocional. Por un lado, la narración cuenta con un tempo pausado que no impide que la cinta se haga amena en gran parte del metraje y la historia fluya ligera. Por otro lado, tenemos otra dulce contradicción: Vivir deprisa, amar despacio es, al mismo tiempo, una película alegre y triste, pues mantiene en todo momento un aura cómica pese a su trasfondo dramático, lo que la convierte en una montaña rusa que combina escenas divertidas con otras trágicas.

En lo que no está tan acertado el film es en la construcción e implantación de personajes, que a veces son demasiados y muchos de los cuales no se profundizan. Tampoco ayuda que se nos presente un exceso de tramas entrecruzadas, algunas de las cuales no aportan mucho al relato, algo que alejará al espectador en no pocas ocasiones.

Aun así, Vivir deprisa, amar despacio cuenta con una dirección interesante (aunque convencional por lo general), un guion bien construido en la mayoría de pasajes y unos actores (a destacar el trío protagonista: Vincent Lacoste, Pierre Deladonchamps y Denis Podalydès) que cumplen su cometido a la perfección.

Lo bueno: La música, los actores y los momentos más emotivos y líricos del film. El homenaje a François Truffaut representado en la escena donde aparece la tumba del mítico director francés.
Lo malo: Algunos clichés y excesivas tramas entrecruzadas pueden distanciar al público del metraje.

Nota: 7/10

Escrita por Eduardo Bernal.

Anuncios

Mentes Brillantes

‘Mentes Brillantes’ es una lección de medicina a golpes de esfuerzo para enseñar y reflexionar sobre las duras pruebas de acceso que se tiene que pasar como si los humanos fuéramos máquinas.

Título original: Première année
Dirección: Thomas Lilti
Guion: Thomas Lilti
Fotografía:Nicolas Gaurin
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil
Reparto: Vincent Lacoste, William Lebghil, Michel Lerousseau, Darina El Joundi, Benoît Di Marco, Graziella Delerm, …
Fecha de estreno: 05/03/2019
País: Francia. Duración: 94′. Género: Drama.
Distribución: Adso Films. Cines: 31. Tráiler

Sinopsis: se centra en la vida de Antoine quien decide prepararse para las pruebas de acceso a Medicina por tercera vez. Entrará en un mundo tan competitivo y caracterizado por noches de estudio intenso, junto con otro amigo tendrán que encontrar un término medio entre el sacrificio del presente y la esperanza de un brillante futuro.

Thomas Lilti es un director que logra hacer una gran película con una sencillez ejemplar. Es por eso que hay que tenerlo en cuenta. Más con esta película con la que, de alguna manera, cierra la trilogía que inició con ‘Hipócrates’ y siguió con ‘Doctor en la Campiña’. En este trabajo sigue en la misma línea que las anteriores, equipándose de un dúo actoral excelente para explicar la dureza de las pruebas de acceso a Medicina, al mismo tiempo que se crea una amistad.

Vincent Lacoste y William Lebghil hacen posible que esta historia cobre vida y el espectador sufra el mismo sufrimiento que pasan ellos. Lilti explica el proceso al que se llega a estas pruebas de acceso de una manera deshumanizadora porque, tal como lo enfoca, parece que los examinantes sean tratados como máquinas sin opción a razonar. Por este motivo, esta película es muy recomendable porque la historia está bien contada, bien actuada, vale la pena conocerla y reflexionar con ella. Su final es algo inverosímil, pero no deja de ser canto a la amistad.

¿Recomendable? Mucho. A cualquier persona.

Lo bueno: logra hacer que las conversaciones técnicas sean apasionantes.
Lo malo: que lo que plantea sea verdadero.

Nota: 7’5/10