Pieles

La importancia de la piel. El actor y, ahora, director Eduardo Casanova pone en su filmografía la primera piedra con esta primera película original, atrevida y diferente.

Nos adentramos en una película de historias cruzadas de personas con malformaciones o diferentes físicamente que se han visto obligados a recluirse y esconderse de los demás. El tema principal del film es muy interesante y digno de tener en cuenta porque trata uno de los aspectos más polémicos de la sociedad actual: la apariencia física y cómo nos ven los demás. Tiene diálogos realmente buenos con pinceladas de denuncia o crítica social y momentos admirables, pero debo remarcar que expone el tema sin prejuicios y llevado al extremo.

No a todos gustará porque es lenta, se hace pesada e insoportable, tiene escenas y planos repugnantes y posee dos objetivos para el espectador: crear asco o emoción. Vomites o llores contiene un humor ácido difícil de digerir, se queda pegada en la retina durante días y es totalmente subjetiva ya que cada uno sacará una conclusión distinta según sus prejuicios. Personalmente, no me gustó nada y no la volvería a ver, pero reconozco que tiene virtudes. Vuelve a salir Carmen Machi y vuelve a lucirse en su papel.

Lo bueno: el tema que trata y cómo lo trata. También su reparto.

Lo malo: quizás sea para un público reducido.

Nota: 6/10

Distribuida por Premium Cine y DyP Comunicación
Estreno en 32 cines
Anuncios

El Bar

Sobrepasando el límite. La vuelta a los cines del director español Álex de la Iglesia pasa por un bar, unas personas dentro, un atentado delante del local y muchas incógnitas que se irán contando a lo largo de los minutos -o no-.

El film tiene un comienzo trepidante, ágil, entretenido, intrigante y original, pero todo buen inicio tiene un final y éste llega demasiado temprano. La idea de encerrar a un grupo de personas en un bar para hacer un “experimento psicológico” y saber cómo reacciona el ser humano en una situación límite es inteligente y curiosa. Pero es ese límite que se pone el director lo que no funciona en la cinta porque contiene escenas demasiado descabelladas y, en ocasiones, innecesarias.

Su desarrollo es medianamente bueno y no te pierdes en ningún momento lo que provoca un intenso entretenimiento durante sus 102 minutos de metraje. Sin embargo, cuando empiezan a surgir errores, momentos disparatados, actuaciones sobreactuadas y, todo lo que forma la película sobrepasa un límite -que cada uno se pondrá según su gusto-, la película hace aguas.

Si es bien cierto que destaca en sus denuncias y críticas a la sociedad actual, todas ciertas y literales, sin prejuicios y, también, en la dirección de los intérpretes -ninguno falla en sus papeles-. Pero es indignante su conclusión que, por desgracia, dura demasiado.

Lo bueno: su elenco de personajes -el mejor, Jaime Ordóñez- y sus denuncias sociales.

Lo malo: su conclusión.

Nota: 5’5/10

Sigue leyendo

El tiempo de los monstruos

el_tiempo_de_los_monstruos-573606446-largePelícula dentro de película. El director español Félix Sabroso presenta una comedia sobre la convivencia de unos personajes dispuestos a grabar una película y, al mismo tiempo, debatir sobre sus relaciones y el origen de sus inquietudes.

Desde un principio debo reconocer que la película no me ha gustado porque no he sabido encontrarle su sentido ni intención. Con un ritmo lento, pero entretenido y un diálogo ágil y trabajado, los personajes van conversando, pero nada tiene sentido ni significado. No se sabe hasta qué punto están hablando de sus relaciones o sus inquietudes, pero, pese a tener un diálogo bueno, el guión se pierde y no se sabe reenganchar a la trama. Lo positivo de la cinta es su entretenimiento, sus discursos y el reparto trabaja bien y son creíbles, pero sigo pensando que no sé qué ha querido decirme.

Su giro argumental es curioso, pero nada ayuda a reflotar este barco que se hunde en el vacío sin fondo. Diferente y original, pero sin conexión con el público -al menos conmigo-.

Nota: 4/10

Rumbos

rumbosTodos los caminos llevan a Barcelona. La directora Manuela Burló Moreno presenta un argumento con historias cruzadas acontecidas en Barcelona e interpretadas por un elenco respetable.

Seis historias que nos adentran dentro de una ambulancia y sus pensamientos, un coche juvenil, un taxi romántico, un tráiler amoroso y tímido, un autobús preocupado y un coche injusto. Todas ellas se entrelazan de una manera u otra pero te esperas que será así y puedes intuir cómo. No sorprende y hay situaciones que podrían dar más de sí, pero sí incita a la reflexión de una forma amable y sin romperse mucho la cabeza.

Es original que esté hecha en tiempo real con la compañía de un programa de radio de medianoche, pero no es nada maravilloso. Situaciones reales del día a día que se ponen en cuestión para pensar y nada más.

Nota: 6/10