El Bar

Sobrepasando el límite. La vuelta a los cines del director español Álex de la Iglesia pasa por un bar, unas personas dentro, un atentado delante del local y muchas incógnitas que se irán contando a lo largo de los minutos -o no-.

El film tiene un comienzo trepidante, ágil, entretenido, intrigante y original, pero todo buen inicio tiene un final y éste llega demasiado temprano. La idea de encerrar a un grupo de personas en un bar para hacer un “experimento psicológico” y saber cómo reacciona el ser humano en una situación límite es inteligente y curiosa. Pero es ese límite que se pone el director lo que no funciona en la cinta porque contiene escenas demasiado descabelladas y, en ocasiones, innecesarias.

Su desarrollo es medianamente bueno y no te pierdes en ningún momento lo que provoca un intenso entretenimiento durante sus 102 minutos de metraje. Sin embargo, cuando empiezan a surgir errores, momentos disparatados, actuaciones sobreactuadas y, todo lo que forma la película sobrepasa un límite -que cada uno se pondrá según su gusto-, la película hace aguas.

Si es bien cierto que destaca en sus denuncias y críticas a la sociedad actual, todas ciertas y literales, sin prejuicios y, también, en la dirección de los intérpretes -ninguno falla en sus papeles-. Pero es indignante su conclusión que, por desgracia, dura demasiado.

Lo bueno: su elenco de personajes -el mejor, Jaime Ordóñez- y sus denuncias sociales.

Lo malo: su conclusión.

Nota: 5’5/10

Sigue leyendo