Fe de Etarras

Patriotismo etarra. El director vasco Borja Cobeaga vuelve con una comedia negra y curiosa, estrenada en la plataforma de Netflix, que cuenta la convivencia de un grupo de etarras esperando órdenes para organizar un atentado.

Un proyecto sencillo y poco ambicioso que lo hace grande su hilarante guión perfectamente bien hilvanado y construido. Nos regala ‘gags’ de auténtica comedia negra y frases memorables para enmarcar y enaltecer de manera cómica este sentimiento patriótico etarra. Además, el film cuenta con unas grandes actuaciones de Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa con los que puedes empatizar gracias a su credibilidad. No obstante, pese a tener sus valores y puntos positivos, sus 89 minutos se hacen largos y pesados, como la espera de los protagonistas, y llega un momento que te esperas todo lo que pasará. 

Aun así, Cobeaga logra hacer una comedia a ratos tronchante y, en otros momentos, pausada y formal que bien puede ser olvidada fácilmente o recordarla, únicamente, por sus diálogos. Si es cierto que su intención no es entretener ni ser original sino simplemente trata el tema de la manera más cómica posible sin sobrepasar la raya. Y lo consigue.

Lo bueno: con muy poco hace que la película crezca.

Lo malo: le cuesta hacerse interesante y, pese a algunos fragmentos momentáneos, le falta más garra.

Nota: 6/10

Estrenada en la plataforma Netflix
Anuncios

El tiempo de los monstruos

el_tiempo_de_los_monstruos-573606446-largePelícula dentro de película. El director español Félix Sabroso presenta una comedia sobre la convivencia de unos personajes dispuestos a grabar una película y, al mismo tiempo, debatir sobre sus relaciones y el origen de sus inquietudes.

Desde un principio debo reconocer que la película no me ha gustado porque no he sabido encontrarle su sentido ni intención. Con un ritmo lento, pero entretenido y un diálogo ágil y trabajado, los personajes van conversando, pero nada tiene sentido ni significado. No se sabe hasta qué punto están hablando de sus relaciones o sus inquietudes, pero, pese a tener un diálogo bueno, el guión se pierde y no se sabe reenganchar a la trama. Lo positivo de la cinta es su entretenimiento, sus discursos y el reparto trabaja bien y son creíbles, pero sigo pensando que no sé qué ha querido decirme.

Su giro argumental es curioso, pero nada ayuda a reflotar este barco que se hunde en el vacío sin fondo. Diferente y original, pero sin conexión con el público -al menos conmigo-.

Nota: 4/10

Truman

436022Julián, Tomás y Truman. El éxito español del año pasado estuvo dirigido por Cesc Gay quien quiso contar una historia que trata los valores de la amistad, la muerte, las relaciones sociales, la ética, la familia, entre otros. Lo que pretende contar es trágico y muy triste, pero el director ya lo sabe y quiere hacerlo de otra manera más compleja y original.

Los dos protagonistas son Ricardo Darín y Javier Cámara quienes lo bordan en sus papeles pese a que el principio cueste creérselos. Darín da un recital desde el minuto 1 y, pienso que gracias a él y su credibilidad nos adentramos fácilmente en la trama y sentimos las mismas sensaciones que él. Por momentos parece que quiere sacar la lágrima al público y esa sea su objetivo, pero nos gira el argumento para pensar lo contrario, es decir, parece ser una película que hace llorar el alma, pero por fuera quiere transmitir delicadeza, ternura y afecto.

Destaco muy positivamente elementos técnicos como su fotografía, su diálogo y su final. Éste quizás previsible, pero acertado y digno de terminar la película. Debo tener en cuenta algo negativo y es que la escena de sexo me parece totalmente innecesaria e inapropiada, pero no le quita mérito a un filme que va de menos a más y roba el corazón de toda persona.

Realmente y debo reconocer que es muy buena.

Nota: 8/10