Una Receta Familiar

‘Una Receta Familiar’ es un viaje original al pasado de una familia mediante una receta culinaria a la vez deliciosa y amarga. Una sorpresa muy gratificante.

Título original: Ramen Teh
Dirección: Eric Khoo
Guion: Tan Fong Cheng, Wong Kim Hoh
Fotografía: Brian Gothong Tan
Música: Kevin Matthews
Reparto: Tsuyoshi Ihara, Seiko Matsuda, Takumi Saito, Jeanette Aw, Tetsuya Bessho, Mark Lee, Beatrice Chien.
Fecha de estreno: 31/10/2018
País: Singapur. Duración: 90′. Género: Drama
Distribución: Avalon. Cines: 42. Trailer.

Sinopsis: cuenta la historia de Masato, un joven chef de ramen que quiere investigar sobre el pasado de sus padres fallecidos. Para ello, viajará a Singapur para descubrir los secretos de sus ancestros y una receta familiar muy importante para él.

Eric Khoo dirige hábilmente una película sencilla y con pocas pretensiones que debido a su originalidad y curiosidad se hace entrañable para el público. De nuevo, tenemos una historia familiar en cartelera, pero ésta está explicada desde una perspectiva culinaria muy interesante para entender el pasado del protagonista. A la vez, nos adentra en un viaje por Singapur y sus restaurantes para saborear sus platos típicos.

Takumi Saito es el protagonista y el encargado de darnos una actuación creíble; y lo consigue. Con él nos desplazamos por diferentes costumbres, tradiciones, formas de cocinar y, sobre todo, por los lazos familiares que surgen. El resultado final es una receta deliciosa y amarga, en según que situaciones, que provoca algunas reflexiones, pese a su convencionalidad en cómo cuenta la historia. Con muy poco y en poco tiempo se gana al espectador y esto debe valorarse.

Lo bueno: como roba el corazón del espectador hasta un final emotivo.
Lo malo: pese a la originalidad del argumento, la manera de contarlo es algo convencional.

Nota: 7/10

Anuncios

El Repostero de Berlín

Un pastel amargo y mal acabado. El director israelí Ofir Raul Graizer se estrena en el mundo del cine con una ópera prima sobre el romance entre dos hombres, uno de Berlín y otro de Jerusalén, que se complicará cuando el de Israel muera.

Con esta premisa argumental nos encontramos con una película de 104 minutos que, en momentos concretos, se hace muy pesada y larga. Además, a nivel argumental tiene algunas carencias y un “flasback” totalmente innecesario. El metraje se alarga para mostrar secuencias entre los dos hombres, pero solo sirve para darle más dramatismo.

A parte de este problema argumental tiene uno de peor y es que no sabe como acabar el film. Como espectador, nos entras en la trama hasta pasados unos minutos que es cuando se hace interesante, pero su epílogo es muy mediocre. Da la sensación de que no sabe como terminar la historia y su conclusión final es poco creíble y estúpida.

Aun así, es una inteligente idea la del director y guionista tratar el tema de la homosexualidad con un personaje repostero, ya que le da mucho juego en su estancia en Jerusalén. Es ahí cuando la cinta coge fuerza y nos demuestra que el actor y la actriz principal saben interpretar muy bien, con una clara crítica a la tradición religiosa hebrea.

Lo bueno: los personajes de Thomas y Anat.

Lo malo: tener la sensación que todo va a la deriva, sin rumbo.

Nota: 6/10

Distribuida por Karma Films
Estreno en 35 cines