The Disaster Artist

Lo bueno se hace esperar. Y eso es justo lo que debieron inculcarle al joven James Franco que no sólo protagoniza la excelente “The disaster artist” sino que también se atreve colocándose detrás de la cámara.

“The Disaster Artist” supone la adaptación del libro de Greg Sestero que habla sobre la producción de una de las consideradas peores películas de la historia, “The Room”, dirigida y protagonizada en el año 2003 por Tommy Wiseau. Estamos ante un biopic distinto, fresco y que, a pesar de saber cómo acabará, no podemos evitar sentir esa emoción que el buen cine logra a medida que se va acercando el final.

Una película debe tener un muy buen comienzo y un mejor final. Este es el caso de “The Disaster Artist”, que con sus primeros minutos de testimonios no sólo aporta originalidad sino que además ya dibuja una sonrisa en la cara del espectador avisándole de la maravilla que le espera. 

El sentido del humor que inserta James Franco en su película es de lo mejor de la cinta, un humor inteligente y en ningún momento forzado (cosa que podría haber ocurrido por el personaje interpretado por aquél). Su casting ha sido uno de los grandes aciertos: no nos podemos imaginar a otro que no sea James Franco como Wiseau, Dave Franco está simplemente brillante y sus secundarios como Seth Rogen son piezas esenciales para elevar esta comedia que sin duda podría ser la definitiva de este 2017.

“The Disaster Artist” logra ser un biopic desternillante, original, fresca y que en ningún momento pierde al espectador por el camino. Con esta cinta James Franco demuestra ser un auténtico valiente, de aquellos que no deberían dejar de serlo de aquí en adelante. Gracias, señor Franco. El cine se lo agradece.

Lo mejor: James Franco y los momentos de rodaje.

Lo peor: Que al ser un biopic la gente no apueste por ir al cine.

Nota: 9/10

Escrita por Gabriela Rubio

Distribuida por Warner Bros. Pictures
Estreno en 124 cines
Anuncios

Con Los Brazos Abiertos

Das la mano y te cogen el brazo. Esta frase es la que define esta comedia francesa de Philippe De Chauveron, director de esa otra película de humor “Dios mío, pero qué te hemos hecho?”. El director vuelve a contar con uno de los mejores actores de comedia de Francia, Christian Clavier, quien hace el papel de un rico escritor a favor de de la inmigración hasta que un día llegan en su casa una familia gitana rumana y tendrá que acogerlos, cueste lo que cueste.

Durante unos 92 minutos entretenidos, la película cumple como comedia divertida y bien explicada con algunas escenas realmente graciosas, siempre con el elemento crítico o representativo de una parte de la sociedad. No obstante, no deja de ser una típica ‘comedieta’ para pasar una agradable tarde, pues aunque el tema que trata lo exagera mucho hasta, por momentos, cansar, sales de la sala de cine con una sonrisa. No decepciona ni se hace pesada, pero tampoco es una película que se desmarque de su género.

Lo bueno: Christian Clavier y Ary Abittan.

Lo malo: que sea solo una comedia sin más.

Nota: 6/10

Distribuida por Alfa Pictures y Madavenue
Estreno en 83 cines

Fe de Etarras

Patriotismo etarra. El director vasco Borja Cobeaga vuelve con una comedia negra y curiosa, estrenada en la plataforma de Netflix, que cuenta la convivencia de un grupo de etarras esperando órdenes para organizar un atentado.

Un proyecto sencillo y poco ambicioso que lo hace grande su hilarante guión perfectamente bien hilvanado y construido. Nos regala ‘gags’ de auténtica comedia negra y frases memorables para enmarcar y enaltecer de manera cómica este sentimiento patriótico etarra. Además, el film cuenta con unas grandes actuaciones de Javier Cámara, Julián López, Miren Ibarguren y Gorka Otxoa con los que puedes empatizar gracias a su credibilidad. No obstante, pese a tener sus valores y puntos positivos, sus 89 minutos se hacen largos y pesados, como la espera de los protagonistas, y llega un momento que te esperas todo lo que pasará. 

Aun así, Cobeaga logra hacer una comedia a ratos tronchante y, en otros momentos, pausada y formal que bien puede ser olvidada fácilmente o recordarla, únicamente, por sus diálogos. Si es cierto que su intención no es entretener ni ser original sino simplemente trata el tema de la manera más cómica posible sin sobrepasar la raya. Y lo consigue.

Lo bueno: con muy poco hace que la película crezca.

Lo malo: le cuesta hacerse interesante y, pese a algunos fragmentos momentáneos, le falta más garra.

Nota: 6/10

Estrenada en la plataforma Netflix

La Suerte de los Logan

Soderbergh y los hermanos suertudos. El director de la hilarante saga de los ‘Ocean’s’ y muchos otros títulos vuelve a dirigir un proyecto prometedor y jocoso junto con Channing Tatum y Adam Driver.

Los hermanos Logan tienen una posible maldición familiar que les persigue y planean cambiar su mala suerte atracando el dinero de una carrera de la NASCAR. Ambos hermanos interpretados magníficamente por Tatum y Driver (y la hermana por Riley Keough) que se compenetran magistralmente con sus diálogos y actos. Serán ayudados por un experto, actuado por Daniel Craig quien vuelve a demostrar que es un actor polifacético y muy convincente en cada papel.

A parte de un elenco actoral que da la talla, tenemos delante una ración de humor de todo tipo que nos acompaña en un viaje entretenido, agradable e ingenioso. Si es cierto que cuesta que arranque y entres en la trama, pero en seguida te coge y no te suelta gracias a su diálogo ágil y conciso perfectamente hilvanado.

Soderbergh vuelve hacer de las suyas en una película que no es una obra maestra, pero sí un producto eficiente y muy propio del autor que entra bien y deja muy buen sabor de boca. Mezcla perfecta y original entre comedia absurda y drama familiar.

Lo bueno: su conclusión, Daniel Craig y la canción “Country Roads” de John Denver.

Lo malo: que la alarguen innecesariamente.

Nota: 7’5/10

Distribuida por DeAPlaneta
Estreno en 151 cines