• Ben-Hur (2016)

    La apuesta más arriesgada del año. Antes que nada quiero advertir que no es un ‘remake’ de la de William Wyler (1959) sino otra adaptación. Personalmente, pienso que esta película debe tomarse de dos formas: teniendo en cuenta la de 1959 o sin tenerla. Primero de todo, si tenemos en cuenta la de Wyler vemos que han pasado los años a peor ya que no tiene la misma alma y conexión entre personajes y público. La de Charlton Heston (1959) es una obra maestra simplemente por el arte de poder hacer una película de tal tamaño. Ésta tiene un tamaño todavía más grande gracias a los efectos especiales y la espectacularidad…

  • Cuatro Fantásticos

    Marvel no da la talla. Reboot de “Los 4 Fantásticos” que reinicia la saga centrándose en explicar con más detalle la transformación que sufren y el porqué, sobretodo en uno de los cuatro. Falta más acción y se podría haber sacado más jugo, pero tiene unos efectos especiales sorprendentes. Ha recibido muchas criticas negativas que no deben influir para verla. Personalmente, me ha gustado. Nota: 7,5 Escrita por David