Genezis

‘Genezis’ explica tres historias para reflexionar y adentrarnos en una Hungría racista y anticuada.

Título original: Genezis
Dirección: Árpád Bogdán
Guion: Árpád Bogdán
Fotografía: Tamás Dobos
Música: Mihály Víg

Reparto: Milán Csordás, Anna Marie Cseh, Eniko Anna Illesi, Lídia Danis, Zsolt Kovács, …
Fecha de estreno: 30/11/2018
País: Hungría. Duración: 120′. Género: Drama.
Distribución: Surtsey Films. Cines: ?. Trailer.

Sinopsis: película compuesta por tres historias diferentes que tratan temas sobre la familia, todas ellas historias reales de Hungría.

El director húngaro Árpád Bogdán inicia su filmografía con un drama duro dividido en tres actos entremezclados para abordar temas como el racismo, la maternidad y el feminismo en la Hungría actual. No sabemos si relata fielmente la realidad del país europeo, pero las tres historias impactan y hacen pensar, todas ellas acompañadas por una fotografía excelente y un ritmo lento.

El relato general de las tres historias queda claro, pero es cierto que la primera historia sobre la vida de un niño gitano es la más emocionante y la que roba el corazón del espectador. Las demás sirven para tratar otros aspectos, pero no logran crear el mismo interés y se olvidan con facilidad. Aun así, Bogdán busca la reflexión en el público y quiere reflejar lo que sucede en Hungría para denunciarlo, buscando así la ‘génesis’ de muchos de los problemas.

Lo bueno: la puesta en escena y la crudeza del primer relato.
Lo malo: sus 120 minutos.

Nota: 7/10

Anuncios

En Cuerpo y Alma

Más allá de una pantalla. Este film narra la historia entre dos personas que se conocen en el trabajo. Él es un encargado con un brazo inútil y ella es una mujer diferente y reservada. La relación entre ellos dos cambia en el momento en que descubren que tienen algo en común muy especial.

El film se desarrolla entorno unos paisajes que arropan la historia de los dos protagonistas, sabiendo aprovechar cada uno de ellos de la mejor manera. Además, y siguiendo con la estética de la película, se sirven de unos planos un tanto curiosos que van haciendo mella en el espectador. Las interpretaciones del actor Morcsányi Géza y la actriz Alexandra Borbély son de lo más acertadas, puesto que -sobre todo ella- tienen unos personajes muy marcados. Incluso en las escenas donde no hay diálogo, el silencio queda llenado con su actuación.

La historia que se cuenta va más allá de las películas a las que nos tienen acostumbrados, ya que se parte de un hecho poco común y que tiene en cuenta no solo el cuerpo sino también el alma de los protagonistas, creando una relación un tanto peculiar pero de lo más interesante.

Sin embargo, hay que destacar que si no se entra en la historia, el film se hace largo y pesado, puesto que las casi dos horas de película siguen un hilo lento. Por lo contrario, si el espectador entra en la electrizante historia de los dos protagonistas disfrutará cada minuto como si de un niño pequeño se tratara.

Antes de ir a verla, lo mejor es leer su sinopsis para asegurarse de que se tiene una idea de la historia que esperar una vez se apaguen las luces de la sala.

Lo bueno: la originalidad de la historia.

Lo malo: su lentitud puede jugar como hándicap.

Nota: 8/10

Escrita por Milena Munjé

Distribuida por Karma Films
Estreno en 30 cines

El Hijo de Saúl

hijosaulLa sangre de Auschwitz. El argumento basado en la Segunda Guerra Mundial y el horror en los campos de concentración durante el holocausto está muy exprimido a estas alturas, pero siempre hay alguna película que destaca por su originalidad u otro modo de enfocar la historia. Eso es ‘El Hijo de Saúl’ de László Nemes, director húngaro que consiguió llevar a lo más alto este filme intimista, psicológico y moral sobre un prisionero judío encargado de limpiar las cámaras de gas.

La vida de la película es la supervivencia moral que el protagonista debe encontrar para tener algo por lo que luchar y no morirse de pena. La virtud está en la originalidad del filme por tener como hilo conductor esta búsqueda moralizadora en un niño, supuestamente hijo del principal. Y, la gloria de la cinta sería compaginar esta idea original con la explicación mediante el horror de Auschwitz de la psicología del protagonista y su lucha por no morir moral ni físicamente. Con todo esto, tenemos una película bien interpretada por Géza Röhrig y perfectamente ambientada, una fotografía realmente buena y, en general, dispuesta a explicar una historia sin hacer un ‘dramón’ de lo que es la crueldad y la barbaridad en los campos con un aire desgarradoramente silencioso e intimista.

No obstante, pienso que abusa demasiado con el tema del niño y acaba perdiéndose en su forma de hilvanar la historia así como su final ambiguo. Aun así, es digna de reflexionar y pensar en ella más allá de lo que muestra y gozar de algunos detalles agradables como su conclusión misma.

Nota: 7’5/10