The Square

La locura del arte contemporáneo. El director sueco Ruben Östlund vuelve tres años después de la avalancha en los Alpes para exhibir al espectador una nueva obra de arte contemporáneo que fomenta los valores humanos y altruistas.

Esta película, ganadora del pasado Festival de Cannes, pretende hacer -y lo logra- un análisis de la sociedad actual, con el personaje de Christian. Muestra la debilidad de la naturaleza humana con la representación de diferentes clases sociales, diferentes riquezas y diferentes ambiciones que demuestran una obviedad actual. Cuidadosamente detallada y adecuadamente dirigida, este film es original y está bien interpretado, pero lo lleva todo tan al extremo que cansa, y mucho. Es una creación de dos horas y veinte minutos que, en resumidas cuentas, nos ilustra lo inútil y falsa que puede ser una persona, pero lo hace de la manera más lenta y aburrida posible.

Personalmente, la vi con buenas intenciones pues tenía buenas referencias de ellas, pero desde muy temprano empecé a agonizar y a buscar el porqué de según qué escenas que no quieren demostrar nada diferente de lo que ya muestran otras. Además, contiene instantes de humor que, como espectador, o te diviertes, o solo piensas en salir a escondidas de la sala y evitar perecer al momento.

Lo bueno: su originalidad y detalles que conllevan una obligada reflexión.

Lo malo: su ornamentación innecesaria que la hace interminable.

Nota 5’5/10

Distribuida por Avalon
Anuncios

Después de esto

despuesdetodoLas segundas oportunidades. Llega una ópera prima desde Suecia de la mano de Magnus von Horn para contar una historia sobre un chico recién salido de un reformatorio y su reinserción en la sociedad.

Está claro que la película es una bomba de relojería. A medida que pasan los minutos ves como, aparentemente, el chico ha cambiado e intenta rehacer su vida, pero, por culpa de la falta de comunicación y la verdad que le rodea está en constante juicio moral para saber qué hará.

Es una cinta que juega con el espectador mediante un ritmo muy lento -a veces pesado y puede provocar desconexión- para que se sienta lo mismo que el personaje y el difícil logro de una posible segunda oportunidad. Las escenas de violencia son completamente realistas y la historia está bien contada gracias a un guión directo y sin tapujos.

Parece tener el mismo propósito que ‘La Caza’: hacer reflexionar al público de problemas reales con una sensación fría, sin exagerar y cuidando cada detalle. Se les escapa alguna interpretación mejorable, pero, el protagonista está estupendo, creíble y ansioso por estallar.

Nota: 6’5/10