Después de esto

despuesdetodoLas segundas oportunidades. Llega una ópera prima desde Suecia de la mano de Magnus von Horn para contar una historia sobre un chico recién salido de un reformatorio y su reinserción en la sociedad.

Está claro que la película es una bomba de relojería. A medida que pasan los minutos ves como, aparentemente, el chico ha cambiado e intenta rehacer su vida, pero, por culpa de la falta de comunicación y la verdad que le rodea está en constante juicio moral para saber qué hará.

Es una cinta que juega con el espectador mediante un ritmo muy lento -a veces pesado y puede provocar desconexión- para que se sienta lo mismo que el personaje y el difícil logro de una posible segunda oportunidad. Las escenas de violencia son completamente realistas y la historia está bien contada gracias a un guión directo y sin tapujos.

Parece tener el mismo propósito que ‘La Caza’: hacer reflexionar al público de problemas reales con una sensación fría, sin exagerar y cuidando cada detalle. Se les escapa alguna interpretación mejorable, pero, el protagonista está estupendo, creíble y ansioso por estallar.

Nota: 6’5/10

Anuncios