Jackie

jackieAhora la protagonista es Mrs. Kennedy. Mucho sabemos de la vida del presidente Kennedy, pero, esta vez, el director chileno Pablo Larraín lleva a la gran pantalla la historia de su mujer, Jacqueline Kennedy. No obstante, no quiere explicar su vida sino cómo reaccionó y pasó las posteriores horas del asesinato de su marido.

La película es fúnebre desde el principio con una banda sonora monótona y melodías lúgubres para adentrar al espectador dentro del alma de Jackie. Seguidamente, la historia se desarrolla mediante una entrevista de un periodista que le hace a la primera dama creando unos momentos de tensión y buenos diálogos entre ambos. Además, Natalie Portman consigue interpretar a la perfección a Jaqueline haciendo que uno deje de ver a Portman y vea a la protagonista de la película.

Tiene aspectos hacen que conectemos con la historia, pero su error está en provocar interés. Personalmente, no me interesó en ningún momento la historia que cuenta el director con su particular estilo de explicar los biopics -visto ya en ‘Neruda’-. Si es cierto que tiene puntos positivos a tener en cuenta -poner imágenes y vídeos originales de ese momento, la puesta en escena, su diálogo-, pero no me creó la inquietud de saber más sobre Mrs. Kennedy ni conecté con la película porque no me transmitió ninguna emoción ni reacción. Y no solo eso sino que se hace pesada y inaguantable.

De este modo, el estilo de Pablo Larraín sigue sin gustarme, pero debo reconocer que con este film da un paso adelante en su filmografía pese a que a mi no me conquistó del todo.

Lo bueno: Natalie Portman.

Lo malo: no logra ser interesante y su lentitud.

Nota: 6/10

Sigue leyendo

Neruda

nerudaUn poema fallido. El popular director chileno, Pablo Larraín quiso arriesgarse para traer al cine la historia del famoso poeta, Pablo Neruda y la historia de su huida del país sudamericano.

Podríamos categorizar la película como un poema o esa era la intención porque mediante un diálogo a la altura te va llevando por los quehaceres del poeta y sus viajes para evitar la polícia.

Sin embargo, el filme se aguanta gracias a la actuación de Luis Gnecco que acierta como Neruda incluso cuando recita poemas, la ambientación y la narración. Fuera de esto, Gael García Bernal está medianamente bien, hay un exceso de voz en off, su excesivo ritmo lento provoca bostezos, se preocupa mucho por su estética, la policía siempre por detrás y pretende transmitir algo que no me terminó de llegar.

Sinceramente, poco he aprendido del poeta visualizando esta película y pienso que la intención de hacerla como un poema surrealista e irónico es totalmente fallida. Además, incorporar elementos de un realismo mágico no terminan de convencerme.

Nota: 5/10