La Forma del Agua

Demasiado fantástico como para creérselo. El director de ‘La cumbre escarlata’ o ‘El laberinto del Fauno’, Guillermo del Toro, vuelve al cine con otra película fantástica, esta vez ambientada en la Guerra Fría para explicar una historia romántica entre una mujer muda y un anfibio.

Una vez más, Del Toro nos sorprende con un argumento peculiar y llamativo con el que pretende explicar una historia de amor hermosa, emotiva y conmovedora rodeada de elementos del género fantástico. Podríamos decir que es un romance fantástico que, gracias a la actuación de Sally Hawkins, que pese a ser muda sabe transmitir y hablar mucho, y Doug Jones dentro de esa criatura que le da alma, y la música magistral de Alexandre Desplat, le dan un toque personal, único e inmejorable.

Sin embargo, el film contiene instantes y elementos que me hacen sacar de esta historia de amor y me descolocan, provocando así cierto rechazo e imposibilitando que me crea lo que me cuenta. De este modo, personalmente la película técnicamente es excelente, pero es su thriller el que se me hace interesante, no su romance, y se sustenta en su gran mayoría por este amorío, por lo que acaba siendo una decepción.

‘La Forma del Agua’ puede ser el film más completo de Guillermo del Toro y el mejor en aspectos técnicos, ya que su fotografía, banda sonora, escenarios y manera de grabar son dignos de admirar -no es una mala película-. No obstante, si uno no entra y no se cree el amor entre Elisa y el anfibio se queda en un mero inteligente ejercicio cinematográfico disfrutable y difícil de olvidar, y también, en una mera historia de amor demasiado ‘ñoña’ que quiere conquistar a toda costa al espectador.

Lo bueno: Sally Hawkins.

Lo malo: que no seduzca al espectador, como pretende, y seas de los pocos a los que no le ha gustado.

Nota: 6/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 294 cines
Anuncios

Un Don Excepcional

El don de ser diferente. El director Marc Webb dirige una película muy dramática sobre la historia de Mary, una niña superdotada que vive con su tío hasta que su abuela luchará por la custodia.

La manera como se cuenta el relato es convencional y busca constantemente la lágrima del espectador ya sea para llorar de emoción o de pena. No obstante, el film entretiene y se hace interesante para que nos sumamos en la situación que sufre el tío interpretado por Chris Evans, con el que dejamos de ver a ‘Capitán América’ y contemplamos un joven que lucha por ser la mejor opción para educar a su sobrina.

La cinta empieza siendo un retrato de la educación exponiendo la difícil decisión de cómo educar una niña que va muchos cursos por delante añadiendo el hecho de cómo tratarla -como una mujer o una simple niña-. Desde aquí, la película se traslada a un argumento judicial por los temas de la custodia que enfrenta a abuela y sobrino -madre e hijo- que brinda momentos memorables hasta una conclusión lacrimógena, pero bien cerrada.

El tema principal podría haber dado más de sí, hay elementos que no terminan de quedar bien, la música busca demasiado la lágrima y es un tópico drama, pero logra conectar con el público, es divertida y simpática, y te hace sentir uno más en los diferentes debates que planeta. ¿Es bueno ser diferente a los demás?

Lo bueno: McKenna Grace.

Lo malo: Jenny Slate.

Nota: 6/10

Distribuida por 20th Century Fox
Estreno en 161 cines