Vivir de Noche

vivirdenocheEl mafioso Ben Affleck. Vuelve a la gran pantalla este director y actor con una historia de cine negro ambientada en los años 20 y 30 durante la Ley Seca en los Estados Unidos. Asimismo, vuelve a adaptar una novela de Dennis Lehane -lo hizo en 2007 con ‘Adiós pequeña, adiós’- y vuelve a impactarnos con una historia densa y compleja ejecutada a la perfección.

Su retorno como director de cine después de ‘Argo’ hace que nos adentramos en una historia entre dos familias mafiosas en la cual él es el protagonista y quien está en el medio de las dos para conseguir dinero. Técnicamente, la película es impecable destacando por encima de todo sus escenas de acción ya que obligan a cogerte de la butaca y a disfrutar de buen cine.

Si es verdad que el argumento está muy concentrado en los 129 minutos de metraje y eso le limita ocasionando cierta confusión por la cantidad de cosas que quiere explicar -da para una miniserie-. Sin embargo, no deja de ser una historia bien contada, con entretenimiento y un ritmo frenético, buena narración -alguna frase a recordar- y escenas intensas.

Ben Affleck consigue una película casi redonda inferior a otras suyas, pero deja buen sabor de boca y su sello particular que esperemos que no lo pierda con el ‘reboot’ de ‘Batman’.

Lo mejor: sus escenas de acción.

Lo malo: puede hacerse monótona.

Recomendable para esas personas que les gusta el cine de Affleck, el cine negro y los temas sobre la mafia y gángsters. 

Nota: 7/10

Sigue leyendo

Suburra

suburra-358549184-largeEl apocalipsis italiano. El director de la famosa y polémica serie ‘Gomorra’ salta a la dirección con ‘Suburra’, un thriller sobre la mafia en Italia con un retrato de los más oscuro del país y una acción trepidante.

El principio es lioso porque va presentando diversas situaciones y es difícil conectar con alguna porque no da tiempo. Sin embargo, a medida que pasan los minutos vas sabiendo por dónde irán los tiros y te atrapa como si nada hasta el final. Entre pistolas, palabrotas, amenazas y una sangre fría total nos sumerge el director en esta historia que bien refleja la sociedad a nivel institucional ya sea eclesiástico o político.

Una mezcla de sensaciones desagradables acompañadas de una buena narración y una puesta en escena magnífica convierten esta cinta en un poderoso apocalipsis italiano procedente del infierno dispuesto a sorprender al público y aplaudir al final.

Si es verdad que no se sabe hasta qué punto es creíble en su conjunto y puede haber escenas exageradas así como una música repetitiva que llega a cansar, pero no desmerece el hábil trabajo de Stefano Sollima en crear una atmósfera inquietante y aguantar al espectador durante 134 minutos. Simplemente acojonante.

Nota: 8’5/10