Rebelde entre el Centeno

La vida del “Guardian entre el Centeno”. En 1951 se publicó el libro “El Guardián entre el Centeno” de la mano de Jerome David Salinger y, 67 años más tarde, llega su vida al cine para dar a conocer la génesis de libro.

La película es un drama biográfico que nos cuenta convencionalmente la gestación de una vida interesante, un amor por el arte de escribir y las ansias por publicar relatos, de la mano del novel Danny Strong. Su inexperiencia en el cine se ve claramente en esta creación porque el drama no se desmarca en nada de los otros y está explicado con una estructura poco ambiciosa y algo errónea. A esto, se le añade el poco interés que provoca en el espectador, factor que puede aburrir y hacerse pesada.

Los puntos fuertes del film son las interpretaciones de Nicholas Hoult y Kevin Spacey, siendo el primero muy criticado por su falta de expresión, pero que, en mi opinión, es correcta, y el segundo es, sin duda, lo mejor de la película. Da gusto volver a ver a Spacey actuando. Asimismo, el retrato que hace del personaje en la posguerra mundial es interesante de analizar, pero no se desprende de esa sensación de “todo esto ya lo he visto”.

Así pues, Danny Strong logra hacer un biopic correcto sin más que Kevin Spacey y momentos concretos lo eleva, pero la manera cómo está explicada no deja de ser del montón.

Lo bueno: Kevin Spacey.

Lo malo: la pasividad que crea.

Nota: 5/10

Distribuida por Filmax
Anuncios

Baby Driver

Al ritmo de la música. El director Edgar Wright vuelve hacer de las suyas con una película divertida, musical y muy salvaje que recuerda a ‘Kingsman’ de Matthew Vaughn.

El argumento es el típico de robos y atracos organizados por Kevin Spacey, que está perfecto en su papel, con la peculiaridad que el conductor es un joven que siempre escucha música y conduce muy bien. Ansel Elgort hace una interpretación soberbia y su buen humor lo transmite al espectador durante todo el metraje con el que ya nunca más volveremos a ponernos los auriculares sin pensar en él.

La historia está bien contada y la realización es correcta para que el espectador se entretenga durante dos horas y disfrute de un gran espectactulo visual y musical. Sin embargo, el error más grande es su final totalmente innecesario que destroza la película y no la hace del todo completa.

Baby Driver’ es un film que entra bien al público y se convierte en la mejor opción para reirse, gozar y pasar 115 minutos pegado en la butaca.

Lo bueno: Ansel Elgort

Lo malo: su final.

Nota: 7/10

Distribuida por Sony Pictures España