Baby Driver

Al ritmo de la música. El director Edgar Wright vuelve hacer de las suyas con una película divertida, musical y muy salvaje que recuerda a ‘Kingsman’ de Matthew Vaughn.

El argumento es el típico de robos y atracos organizados por Kevin Spacey, que está perfecto en su papel, con la peculiaridad que el conductor es un joven que siempre escucha música y conduce muy bien. Ansel Elgort hace una interpretación soberbia y su buen humor lo transmite al espectador durante todo el metraje con el que ya nunca más volveremos a ponernos los auriculares sin pensar en él.

La historia está bien contada y la realización es correcta para que el espectador se entretenga durante dos horas y disfrute de un gran espectactulo visual y musical. Sin embargo, el error más grande es su final totalmente innecesario que destroza la película y no la hace del todo completa.

Baby Driver’ es un film que entra bien al público y se convierte en la mejor opción para reirse, gozar y pasar 115 minutos pegado en la butaca.

Lo bueno: Ansel Elgort

Lo malo: su final.

Nota: 7/10

Distribuida por Sony Pictures España
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s