• Baby Driver

    Al ritmo de la música. El director Edgar Wright vuelve hacer de las suyas con una película divertida, musical y muy salvaje que recuerda a ‘Kingsman’ de Matthew Vaughn. El argumento es el típico de robos y atracos organizados por Kevin Spacey, que está perfecto en su papel, con la peculiaridad que el conductor es un joven que siempre escucha música y conduce muy bien. Ansel Elgort hace una interpretación soberbia y su buen humor lo transmite al espectador durante todo el metraje con el que ya nunca más volveremos a ponernos los auriculares sin pensar en él. La historia está bien contada y la realización es correcta para que el…