Wonder

La superación de Auggie. El director Stephen Chbosky adapta la novela de Raquel J. Palacio sobre el personaje de Auggie, un niño de 10 años que nace con malformaciones craneofaciales. Como es de esperar, el argumento se centra en explicar la difícil adaptación del chico en el colegio porque, hasta ese momento, había sido educado por su madre en casa.

Con esta premisa, nos envolvemos en una historia de superación y bondad que podríamos tomar como algo típico, pues no se desmarca del convencional drama, pero que tiene su propia luz y estima. El carisma y personalidad que le da Jacob Tremblay al personaje de Auggie es única e irrepetible y reafirma que el joven actor tiene potencial a la hora de actuar, pese al maquillaje que debe soportar. Junto con él le acompañan Julia Roberts, Owen Wilson e Izabela Vidovic, con mención especial al también joven actor Noah Jupe, todos geniales en sus papeles.

La historia podría quedarse en la sensiblería y lágrima fácil, pero va más allá con diferentes reflexiones, no solo de superación personal, si no de demostración de cómo hay que llevar, como padres, hermana, amigos, estos temas, sin olvidar el profundo homenaje que hace a la amistad. Es una película de la cual te puedes esperar momentos lacrimógenos y divertidos, pero también, instantes de enfados, de frustración, de indignación.

Podríamos decir que es un film que mezcla diferentes sensaciones al espectador con distintas reflexiones para pensar, todo ello hecho de la manera más entrañable, precisa e ingeniosa. Personalmente, me esperaba el típico ‘dramón’ con el mensaje de “las apariencias engañan”, pero hay algo en ella que la hace única y pone a prueba tus sentimientos.

Lo bueno: Jacob Tremblay y que me hiciera llorar de verdad.

Lo malo: que se interprete como un acto más de sensiblería y lágrima fácil.

Nota: 7’5/10

Distribuida por EOne
Estreno en 269 cines
Anuncios

La Habitación

La HabitaciónDos habitaciones impecables. Una película llena de vida dividida en dos partes: la primera es una obra maestra y la segunda cae en un estilo convencional. Ambas partes completan un filme emocionante que remueve todos los sentimientos en cada escena.

Perfectamente interpretado por Larson y Tremblay quienes conducen un argumento simple, pero curioso y vital en el que ambas lo exprimen al máximo para crear una cinta magnífica.

Una mezcla impecable entre un ‘cuento de hadas’ y un thriller desgarrador. No podemos olvidar el toque psicológico y, en ocasiones, filosófico que tiene para que no solo nos quedemos con lágrimas. Original y emotiva.

Nota: 9/10