Una Historia de Venganza

Arnold Schwarzenegger se hace mayor. En 2002, un avión se estrelló en Estados Unidos y dejó muchas víctimas, dentro de las cuales, había la família de un hombre que, a partir de lo acaecido, iniciará una venganza contra el culpable del accidente aéreo. Este es el argumento de la nueva película de Elliot Lester (Blitz) que escoge a Arnold Schwarzenegger para protagonizar esta historia de venganza.

Si partimos de la base de que el tema vengativo está muy visto en el cine, debo afirmar que el film no aporta nada nuevo. Además, sus personajes no son creíbles -a excepción de algunos instantes- y se crea una barrera entre el espectador y la historia. Su fotografía y banda sonora son dos elementos a destacar que no salvan en ningún momento el conjunto de la película que no hace aguas porque sigue fielmente su hilo argumental, pero no deja nada para el público.

Lo bueno: Scoot McNairy, la fotografía y su música.

Lo malo: todo lo demás.

Nota: 4/10

¿Qué os encontraréis en ‘Una Historia de Venganza’?
1. Un argumento típico, sin sorpresas y poco ambicioso.
2. Un Arnold Schwarzenegger muy mayor demostrando que los dramas no son lo suyo.
3. Alguna actuación buena, una fotografía aceptable y una banda sonora cargada, pero agradable.
4. Momentos de entretenimiento, pero que poco a poco terminan aburriendo.
5. Una película que bien podría ser un telefilm de domingo por la tarde.

Sully

sullyLa veteranía de Eastwood y Hanks. No existe la película perfecta, pero si la historia correcta para el director adecuado y el actor preciso. Y así es lo último del gran actor y director Clint Eastwood que se propuso contar la historia del piloto y copiloto que tuvieron que aterrizar en el río Hudson en 2009.

Sin ninguna duda, esta historia está contada de la mejor manera posible porque desde un principio te esperas el típico montaje: accidente de avión y posterior juicio al piloto y no es así. Es esta su gran virtud: contar esta historia desde el mejor punto de vista con el mejor montaje posible. En ocasiones, puede llegar a ser fría con algunas actuaciones inverosímiles que no acabas de creerlas, pero, en su conjunto, podríamos decir que es perfecta.

Si es verdad que deja a los Estados Unidos muy bien con sus mejores equipos de rescates, pero gracias al diálogo correcto, las interpretaciones precisas -Tom Hanks enorme-, un montaje adecuado y una música con piano apropiada a cada instante, Eastwood nos regala una película excelente que entretiene, emociona, conecta con el público -crea sensaciones de injusticia- y un final abrupto, pero también, lógico y conveniente.

Esta historia no podría haberse contado mejor y para ello cuenta con la veteranía de Clint Eastwood y Tom Hanks que ambos hacen una dupla perfecta -¿como la película?-. Imperdible.

Nota: 9/10