Redención (Los Casos del Departamento Q)

redenciónUna redención despiadada, pero mejorable. La tercera entrega del Departamento Q cambia de director sin conseguir llegar al nivel de la segunda y estando al mismo que la primera.

Esta vez, el caso y su desarrollo es más convencional y previsible sin tener ninguna sorpresa. Además, tiene muchos errores porque solo se centra en terminar la historia de alguna manera sin tener en cuenta que tiene que tener coherencia. Así pues, hay algunas escenas sin sentido y nada creíbles -la “resurrección” del niño-.

Una vez más, lo único verdadero es el reparto que se ciñe a sus papeles dando más protagonismo a Fares Fares -y a más personajes- siendo así una trama más amplia, pero más difícil de mantener en pie perfectamente. El guión sigue sin ser propio de un thriller intrigante, pero la banda sonora es más inquietante y turbadora.

Un filme superable que pierde el nivel alcanzado por la saga.

Nota: 6/10

Profanación (Los Casos del Departamento Q)

profanaciónProfanación muy oscura. La segunda película para los casos del Departamento Q viene más cargada de tensión e intriga con un argumento más elaborado y complejo que la primera.

El reparto se ajusta a sus papeles de manera creíble junto a una banda sonora inquietante. Los diálogos participan positivamente en la trama pese a que puedan ser bastante mejores y dar un añadido más intrigante. Tiene algunos errores que hacen perder la credibilidad, pero consigue que te creas el caso y estés dentro de él, objetivo principal de un “thriller”.

Una segunda parte mejor, más enérgica, con algunos fallos y siguiendo el mismo estilo de la saga.

Nota: 7/10

Misericordia (Los Casos del Departamento Q)

misericordiaMisericordia escandinava. Primera película para abrir casos policiales escandinavos de la mano de Mikkel Norgaard.

A primera instancia nos recuerda a los míticos thrillers como “Seven” y sigue el estilo de David Fincher. Tiene un montaje hábil e inteligente, las interpretaciones son creíbles y seguras en sus papeles y mezclan los ingredientes de los casos criminales “neo-noir” eficazmente. Sin embargo, está lejos de llegar al nivel de las mejores porque tiene algunos errores de realización  y escenas innecesarias o poco creíbles.

Esta película sienta la base de los casos del “Departamento Q” y marca la dirección de los thrillers daneses con sus propios matices e ideas.

Nota: 6/10