• X-Men: Apocalipsis

    Estilo sobre la sustancia. La ultima entrega de la saga de los mutantes deja atrás la magnifica alegoría al racismo que distinguía esta saga de superhéroes para convertirla en otro ‘blockbuster’ genérico más. Los espléndidos efectos visuales que se nos presentan no son lo que salvan la película sino el extraordinario reparto. El que destaca es el nominado al Óscar, Michael Fassbender, uno de los actores que mas esta creciendo ahora mismo en Hollywood repitiendo en el papel de ‘Magneto’. Como en las anteriores, no decepciona en hacernos sentir empatía por el villano y llegar a entender sus acciones. El resto del reparto lo hacen bastante bien excepto Oscar Isaac…

  • Steve Jobs

    Una vida estresante. La vida que nos cuenta esta película sobre Steve Jobs está centrada en tres momentos claves. Sin lugar a dudas, desde el minuto uno al último mantiene un ritmo frenético, eléctrico y muy estresante. Una realización rápida con un dialogo complejo extremadamente bueno hacen que fácilmente te pierdas y acabes cansándote del ritmo que emplea. Seguramente es el estilo de vida que tuvo Jobs interpretado por un increíble Michael Fassbender en su línea y creíble. Película memorable en su interpretación, diálogos y puntuales discusiones agitadas, pero difícil de resistir, cansada, rápida y hay momentos desconcertantes en los que pierdes el hilo. Nota: 6/10