Clásicos

El cine clásico: el legado de toda una historia cinéfila apasionante que debemos ver y conocer.

  • El diablo sobre ruedas

    El camión diabólico. Steven Spielberg se abrió al mundo del cine con esta película -primeramente era un telefilm- sobre un hombre perseguido por un camión que le quiere matar. Tiene tanto mérito hacer una “road movie” en 1971 que lo consiguió grabar con tan solo 13 días. Y en ella se ven las ganas del director en representar a un camión como el protagonista más temido de la carretera. La cinta bebe de su hábil e inteligente cámara que va presentando cada lugar y movimiento para que entres en el terror del diablo sobre ruedas. Es muy monótona y previsible, pero Spielberg consigue una producción ágil con muy buena presentación,…

  • Metrópolis

    Obra de arte del cine. Fritz Lang creó una película completa en todos sus aspectos que, por desgracia, fue muy maltratada por los adaptadores. La base fundamental de este filme mudo es la simbologia que contiene. Cada escena, personaje, acontecimiento o música tiene elementos simbólicos que bien pueden ser religiosos o de la situación del momento. Además, tiene una profundidad en su contenido humano y social muy difícil de superar. La banda sonora de Gottfried Huppertz es sublime. Tiene temas para todo lo que completa la cinta inspirados en los grandes como Strauss o Wagner y hace que el espectador no se pierda y conecte aún más con los intérpretes.…

  • Aliens

    Un regreso magnificado. James Cameron se encargó de hacer la secuela de Ridley Scott, pero debemos reconocer que tiene muchas diferencias y es peligroso decir que son primera y segunda parte. Esta vez, la teniente Ripley vuelve al planeta del que se fue atemorizada para investigar qué le sucedido a la población. Partiendo de este argumento nuevo, el director consigue hacer una película magnificada en todo, es decir, tiene mucha más acción, más suspense, más personajes, más efectos y, en general, es más en todo comparado con la primera. Este factor puede ser bueno o malo, pero todos los aspectos consiguen cerrarse bien para completar una cinta magnífica, enérgica, inquietante…

  • La Muerte Tenía Un Precio

    Una muerte más elaborada. Más compleja, más competitiva, más intrigante, más lenta y más confeccionada. Sergio Leone vuelve con la segunda entrega de la saga «La Trilogía del Dolar» con más fuerza que nunca. Es superior en muchos sentidos respecto a la primera gracias a una banda sonora soberbia acorde con cada escena. Otra vez la escenografía es inquietante y hábil y la incorporación de Lee Van Cleef hace aumentar la intriga y el suspense. Todo esto junto a un dialogo excelente y un Clint Eastwood en su linea completan una película perfecta. Los puntos negativos que podemos encontrar son algunos errores -menos que en la primera- y los últimos…

  • Alien, el octavo pasajero

    Suspense y terror espacial. Ridley Scott creó una de las mejores películas de ciencia-ficción jamás hechas. En ella podemos encontrar el terror de un alien negro, feo y con ganas de matar a cualquiera y un suspense desde el minuto uno hasta el final que no te deja respirar. Pese a tener algunos errores -el ruido en el espacio- que se aceptan por la época en la que se hizo tenemos delante una auténtica película de culto. Vemos el avance de los efectos especiales y, sobretodo, la magnífica dirección artística creando a un animal temido para todos los espectadores. La película va acompañada de una banda sonora potente y adecuada…