Wanda Jakubowska y la primera película sobre Auschwitz-Birkenau

Después de pasar por el Festival de Berlín de 2020, La Última Etapa (Ostatni etap, 1948) de Wanda Jakubowska se puede ver en el Atlántida Film Fest 2021, organizado por Filmin. En ella os encontraréis una historia real sobre la vida diaria de las mujeres en un campo de concentración y exterminio, en este caso, Auschwitz-Birkenau. En formato semidocumental, La Última Etapa es un documento histórico de gran valor porque ofrece, en primer lugar, y por primera vez, imágenes reales de Auschwitz-Birkenau y, en segundo lugar, porque está dirigido por una mujer.

Considerada la «madre de todas las películas sobre el Holocausto», La Última Etapa está basada en las memorias de las prisioneras del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau. En ella se proyectan imágenes del sufrimiento y la tragedia humana que muchas prisioneras vivieron durante años (judías, gitanas, comunistas). También se refleja la recta jerarquización que existía en un campo (guardas, Kapos, Einsatzgruppen) y los escenarios, con sus respectivas cámaras de gas, chimeneas, vías ferroviarias, barracones, entre otros espacios. Igualmente, muestra los acontecimientos que ocurrían en la vida diaria del campo, como las llegadas del tren, los conciertos de orquesta, los intentos de fuga, las ejecuciones y el trabajo forzoso. Además, contiene fotogramas y momentos que, seguramente, habremos visto en multitud de películas sobre el Holocausto y los campos nazis. Y, lo más importante: se ve claramente la división entre víctimas y perpetradores. Sin duda, el trabajo que realizó la polaca Wanda Jakubowska es muy importante a todos los niveles.

¿Quién fue Wanda Jakubowska?

Nacida en 1907 en Varsovia y graduada en 1931 en Historia del Arte, se movió en un ambiente intelectual muy cinéfilo que la llevó a crear START (Society of the Devotees of the Artistic Film). Siendo la única mujer, coincidió con otros futuros cineastas polacos que financiaban sus propias películas y cortometrajes (Stanislaw Wohl, Jerzy Bossak, Jerzy Zarzycki, Aleksander Ford, Jerzy Toeplitz), convirtiendo esta asociación en una de las más importantes de la Historia del cine polaco. Ya en 1933 financió y dirigió su primer proyecto, The Sea (Morze, 1933), el cual recibió una nominación a los Premios Oscar, y en 1939 rodó su primera película, On the Banks of Niemen (Nad Niemnem, 1939), pero fue destruida por la Alemania nazi.

Durante el inicio de la Segunda Guerra Mundial se alistó en la resistencia con el Partido Socialista Polaco y en 1942 fue detenida por la Gestapo. Después de estar en la prisión Pawiak y de ser enviada al subcampo Rajsko de Auschwitz-Birkenau (una villa donde fotografiaba plantas para investigar), la trasladaron a trabajos forzosos en Birkenau y, más tarde, al campo de concentración de Ravensbrück. Una vez terminado el conflicto se dedicó al cine ideológicamente comprometido con la Unión Soviética, trabajando en la Escuela de Cine de Lodz y dirigiendo equipos cinematográficos. En total dirigió un total de 18 películas, labrando una carrera de más de 50 años. .

La Última Etapa (Ostatni Etap, 1948)

Su primera película post-Segunda Guerra Mundial y visualizable actualmente es La Última Etapa, estrenada en marzo de 1948 y producida por el Film Polski. En ella, el espectador vivirá muchas historias diferentes representadas. Sin embargo, una en concreto es la principal, la de Martha Weiss, una mujer judía enviada al campo de exterminio de Auschwitz con su familia que, nada más llegar, se convierte en intérprete. Con esta premisa, junto con el resto de relatos, Jakubowska pretende representar sus vivencias en los distintos campos por los que pasó, sobre todo durante su etapa en Birkenau (este campo será protagonista en otros dos trabajos suyos: The End of Our World, 1964, e Invitation, 1985).

La película está grabada en el mismo Auschwitz-Birkenau, tres años después de su liberación. Jakubowska escribió el guion y dirigió la película junto a su compañera en Birkenau, Gerda Schneider, basándose en sus testimonios y los del resto de prisioneros que sobrevivieron. Por eso, tal como avanza el film, las personas que aparecen a lo largo del metraje son, en su mayoría, habitantes de la localidad polaca de Oswiecim (Auschwitz), exoficiales alemanes y miembros del Ejército Rojo. De este modo, aprovecharon para grabar en el mismo momento en que el campo se había convertido en un campo de prisioneros de guerra alemanes (Volksdeutsche), los cuales debían ser enviados a Gulags soviéticos.

Durante el rodaje, Jakubowska se encontró con numerosos problemas, siendo el primero y más importante, la búsqueda de la aprobación por parte de Iósif Stalin del guion. También, para buscar mayores audiencias y por razones de contexto, la directora tuvo que modificar la estética e imagen que quería dar en el film. Por ejemplo, si habéis visualizado la cinta, no salen prácticamente cuerpos amontonados en las cámaras de gas ni crematorios. Esto es así porque la misma directora no quiso ofrecer una visión excesivamente desgarradora de los acontecimientos. Por este motivo, la escena final encajaría perfectamente en un guion proveniente de Hollywood, por su elevada y edulcorada emotividad.

En cualquier caso, aunque La Última Etapa de Wanda Jakubowska sea una creación cuestionable y, en algunos aspectos, muy criticable por razones más que obvias del contexto, debe tenerse en cuenta el verdadero y duro retrato que se representa. No solo porque sea una obra clave del cine polaco y del subgénero ‘Holocausto’ sino porque, como afirmábamos al principio, es una película muy interesante por las imágenes, situaciones y elementos reflejados sobre la vida de las mujeres en un campo de concentración-exterminio. También, por ser una película dirigida por una mujer pionera en el campo en un contexto delicado. Casi al mismo nivel que el documental de Alain Resnais, Noche y Niebla, 1955.


El film ganó el premio a mejor película en el Festival Internacional Karlovy Vary en 1948 y estuvo nominada en el Círculo de Críticos de Nueva York, en el Festival de Venecia y en los Premios BAFTA de 1949. Ahora, gracias al Archivo Nacional de Cine de Polonia, en cooperación con Tor Film Production, podemos disfrutar de un documento único, restaurado a partir del duplicado del negativo original, el cual jamás sobrevivió.

Lecturas recomendables sobre la película:

  • Análisis y crítica en Polish Film and the Holocaust: Politics and Memory, de Marek Haltof.
  • Análisis completo de la película: Screening Auschwitz, de Marek Haltof.
  • Historia de la película: Polish Cinema: A History, de Marek Haltof.
  • Historia de la directora: Historical Dictionary of Polish Cinema, de Marek Haltof.
  • Mujeres en el cine polaco: Women in Polish Cinema, de Ewa Mazierska y Elżbieta Ostrowska.
  • Sobre su trilogía de Auschwitz: The motherof all Holocaust films?: Wanda Jakubowska’s Auschwitz trilogy, de Hanno Loewy.
  • Sobre la película: Wanda Jakubowska’s The Last Stop, de Stuart Liebman y Leonard Court.
¡Compártenos!

Cinezin

Quien firma esta entrada es Arnau Roura, creador y director de Cinezin.com. Un proyecto personal iniciado en 2015 con el único objetivo de escribir sobre cine. Reseñas de películas en cartelera y plataformas, actualidad relevante, monográficos cinéfilos, listados de películas, entrevistas a celebridades, cobertura a festivales de cine (Cannes, Berlín, San Sebastián, Sitges, BCN Film Fest, D'A Film Fest, entre otros) y asistencia a premios de cine (Goya, Feroz, Gaudí). Somos miembros de la AICE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *