1917

‘1917’ es un viaje onírico, en el que la realidad desgarrada por la guerra se parece más a un mundo de pesadillas que a la realidad.

Título original: 1917
Dirección: Sam Mendes
Guion: Sam Mendes, Kristy Wilson-Cairns
Fotografía: Roger Deakins
Música: Thomas Newman
Reparto: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Mark Strong, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Colin Firth.
Fecha de estreno: 10/01/2020
País: Reino Unido. Duración: 119′. Género: Bélico.
Distribución: Universal Pictures. Cines: 376. Tráiler.

Sinopsis: explica la historia de dos jóvenes soldados británicos, Schofield y Blake, quienes reciben una misión aparentemente imposible. En una carrera contrarreloj, deberán atravesar el territorio enemigo para entregar un mensaje que evitará un mortífero ataque contra cientos de soldados, entre ellos el propio hermano de Blake.

Una anécdota castrense de su abuelo es todo lo que ha necesitado Sam Mendes para rodar la que quizá sea una de las películas bélicas mejor rodadas de la historia. Con 1917, su décima película, el director británico regresa al cine bélico para ofrecer una visión realista de la guerra, como ya hizo en Jarhead en 2005. La película es una experiencia inmersiva total, grabada con lo que parece ser una única toma que permite al espectador adentrarse en las trincheras del frente occidental durante el decisivo año de 1917.

Su metraje intenso y vibrante, pero no por ello frenético ni caótico, crea un conjunto de altísima factura junto con el apartado visual en el que el film se consagra como un nuevo hito del cine bélico. Un mérito que se debe al impecable trabajo de Roger Deakins como director de fotografía y a la excelente recreación de la vida en las trincheras y los extensos kilómetros de tierra de nadie. La construcción de escenarios es soberbia y detallada, excelente en el retrato de lo que realmente es la guerra: barro, agua sucia, alambres, cadáveres en descomposición, ratas y hedor a muerte. Un viaje onírico, en el que la realidad desgarrada por la guerra se parece más a un mundo de pesadillas que a la realidad. Otto Dix en la gran pantalla. Y todo esto aderezado con la tensa música de Thomas Newman que se funde con el implacable viaje por las trincheras de los dos protagonistas.

Sin ser su punto fuerte, el argumento nos cuenta una historia sobre la supervivencia del hombre y el sinsentido que es la guerra. Aquí no hay banderas, discursos gloriosos ni exaltaciones del martirio. Mendes tampoco profundiza en el desarrollo de los personajes ni busca una emotividad vacía. Es una historia a contrarreloj sobre dos compañeros con una misión clara: evitar otra masacre (más). Unos notables George MacKay y Dean-Charles Chapman cargan con el peso interpretativo de la película, participando en una historia que se desenvuelve con naturalidad y en la que el espectador es el tercer acompañante.

En conclusión, 1917 es un filme impecable que merece ser disfrutado por todo lo alto en la sala de cine, ese altar particular de los que amamos el séptimo arte. La película destaca no tanto por su dramatismo, sino por la creación de una experiencia inmersiva magistralmente rodada y visualmente sobrecogedora. Verla es lo más parecido a viajar en el tiempo que vamos a poder experimentar en una sala de cine y lo es gracias al buen hacer de Sam Mendes. Por cierto, atención al guiño (musical) a Senderos de Gloria de Kubrick.

Lo bueno: Un espectáculo inmersivo único sobre la Primera Guerra Mundial. Puro cine.
Lo malo: Poco margen para el desarrollo de los personajes.

Nota: 9,5/10

Escrita por Alexandre Lavado.

¡Compártenos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *